Posts etiquetados ‘reflexiones biblicas’


parejas

Actualmente los problemas de pareja son una de las causas
principales que llevan a las personas a una consulta de psicología. No
es de extrañar si tenemos en cuenta las cifras en España:En 2012se
rompieron 110.764 parejas, entre nulidades, separaciones y divorcios, lo
que supone lacifra más alta desde 2008y un leve incremento del 0,1%
respecto al año anterior, según datos del Instituto Nacional de
Estadística (INE).

(más…)


ver el cielo

Cuentan que un viejo avaro visitó a su rabino, después de conversar un rato con él su maestro lo llevó hasta la ventana del cuarto y le dijo: Mira, ¿qué ves?
El avaro contestó: Veo hombres, mujeres y niños.
El rabino entonces, tomándole de la mano lo llevó hasta un espejo y le dijo: ¿Qué ves ahora?
Me veo a mí mismo, contestó el anciano.
El rabino entonces le dijo: Tanto en la ventana como en el espejo hay vidrio, pero el del espejo está recubierto de plata, y tan pronto como se agrega este metal, ya no es posible ver a los demás, y sólo se ve uno mismo.
Nuestra vista puede estar cegada por dinero, fama, éxito y muchas otras cosas. Cuando permitimos que ellas ocupen el primer lugar, empezamos a vernos a nosotros mismos, olvidando a nuestro prójimo y las cosas que realmente importan.

(más…)


atrapadaHace un tiempo encontré una historia acerca de un hombre que, mientras trabajaba en los muros de su casa, encontró un espacio hueco entre las paredes de madera. Al derribar las paredes se dio cuenta de que allí había una lagartija inmóvil, porque un clavo, desde fuera, había atravesado una de sus patitas y la había hecho permanecer fija en la pared.

Viendo esto, el hombre sintió piedad y curiosidad al mismo tiempo. Cuando estudió el clavo, se dio cuenta que había sido clavado hacía mucho tiempo, lo que hizo que buscara explicaciones sobre cómo había sobrevivido en esa posición.

(más…)


faltaSabemos que cuando fallamos o lastimamos a alguien debemos arrepentirnos genuinamente para que Dios nos perdone. Arrepentimiento viene de la palabra griega naham que significa volver atrás, cuando uno viaja y toma el camino equivocado, al darse cuenta de su error tiene dos opciones: 1) seguir en el error andando por el camino equivocado o 2) volver atrás, hasta encontrar el camino correcto. Cuando cometemos un error y lo reconocemos, nos arrepentimos, lo cual está muy bien, pero además de esto, debemos procurar resarcir el daño, al menos en la medida de nuestras posibilidades. En estos casos decir lo siento, expresa nuestro dolor por la falta cometida, pero no resulta suficiente, si además no hacemos algo por reparar el daño que hemos causado.

Si bien Dios, es el único que puede traer paz a cada corazón, nosotros no debemos conformarnos solo con palabras, sino que es necesario hacer algo más, si está en nuestras manos, ¿por qué no hacerlo?

Conocemos la historia de Zaqueo, que había estafado a muchas personas, pero cuando se arrepintió, no solo se conformó con arreglar sus cuentas con Jesús, sino que buscó a las personas a las que le había robado y les restituyó cuatro veces mas de lo que les había quitado.

Mientras tanto, Zaqueo se puso de pie delante del Señor y dijo:-Señor, daré la mitad de mi riqueza a los pobres y, si estafé a alguien con sus impuestos, le devolveré cuatro veces más. Jesús respondió: -La salvación ha venido hoy a esta casa, porque este hombre ha demostrado ser un verdadero hijo de Abraham Lucas 19:8-9

El primer paso debe ser el arrepentimiento, pero luego es necesario actuar para reparar el daño. Ambos elementos son necesarios, ya que si solo reparáramos el daño sin pedir perdón reconociendo nuestra falla, la obra sería vana.

Piensa en los aspectos de tu vida que necesitan un cambio o en las personas que han sido afectadas por tus actitudes, pide perdón y en la medida de lo posible, repara el daño causado.

No te quedes solo con palabras, tus acciones hablarán por si solas de lo que realmente hay en tu corazón.

alabanzas cristianas


reflexion¡Siempre cantaré acerca del amor inagotable del Señor! Jóvenes y ancianos oirán de tu fidelidad. Tu amor inagotable durará para siempre, tu fidelidad es tan perdurable como los cielos. Salmos 89:1-2NTV Este año como otros, ha pasado a pasos agigantados. Pareciera que fue ayer cuando se celebraba la llegada de un nuevo año y ahora estamos a días de despedirlo y recibir otro año más.

Puede ser que éste 2013 hayamos asumido nuevos retos, hayamos pasado por nuevas experiencias o tal vez, hayamos permanecimos en el mismo lugar. Lo que no podemos negar, es que los días y las horas siguen su curso sin detenerse, sin preguntar a nadie si deben o no deben continuar, siempre están avanzando, no paran jamás.

Lo mismo pasa con el amor y la fidelidad de Dios, nunca dejan de ser, nunca se detienen. El Salmo 89:6-8 dice: Pues, ¿quién se compara con el Señor en todo el cielo? ¿Qué ángel poderosísimo se asemeja en algo al Señor? Los poderes angélicos más altos quedan en reverencia ante Dios con temor; él es mucho más imponente que todos los que rodean su trono. ¡Oh Señor Dios de los Ejércitos Celestiales! ¿Dónde hay alguien tan poderoso como tú, Señor? Eres completamente fiel.

Puede que éste año hayas cometido errores, pecados que te llevaron a ser infiel a Dios, a tu familia o a alguien más y estás permaneciendo lejos de Él porque te sientes inmerecedor de su amor. El Salmo 89, es tan claro acerca de la fidelidad de nuestro Señor, que debe llevarnos a recapacitar y a volver a Él. Y si por alguna razón no estuviéramos convencidos de aquello, hay otra gran verdad: Si somos infieles, él permanece fiel, pues él no puede negar quién es. 2 Timoteo 2:13 (NTV).

Permíteme decirte que lo que Dios siente por ti no está basado en lo que hagas o dejes de hacer, está basado en el sacrificio de Jesús, su hijo, nuestro Salvador. El ya pagó el precio de tu pecado, ahora tú debes acercarte a El nuevamente y pedirle perdón; el momento que lo hagas, recibirás su amor y su fidelidad te restaurará.

¡No permitas que pase un día sin haber recibido lo que Dios tiene para ti!

musica cristiana reflexion

 


el ordenSuele pasar que tenemos en nuestra casa alguna habitación desordenada y aunque solo fuera una de ellas, esto crea un mal aspecto a todo el hogar. Si llegara una visita inesperada nos sentiríamos incómodos de que viera nuestro desorden y hasta reaccionaríamos con vergüenza por no haber sido mas diligentes en la tarea de poner orden en nuestra casa. Quizás nuestra instintiva reacción, sea cerrar la puerta para que nadie vea esa habitación con tanto desorden, pero íntimamente sabemos que esto no resuelve el problema, solo lo posterga para mas adelante.

Cuando no mantenemos en orden algún área de nuestra vida, esto llega a afectarnos en todo nuestro ser. Por ejemplo cuando nos excedemos con el trabajo, llegamos a un punto de estrés que afecta nuestras relaciones interpersonales. O Por el contrario, si descuidamos el trabajo podemos ser despedidos, afectando de tal manera nuestra familia.

En el momento que recibimos a Jesús como nuestro salvador, y le entregamos las llaves de nuestro corazón, Él comienza a poner orden en todas las áreas de nuestra vida.

Sin embargo y curiosamente, muchas veces levantamos una barrera, que impide la ayuda de Dios. Ya sea por vergüenza o porque creemos que no necesitamos de su ayuda, simplemente cerramos la puerta y el desorden interno continúa.

El Señor sabe perfectamente traer orden a nuestra vida, conoce cada habitación de nuestro ser, solo necesita que abramos esa puerta y le permitamos hacer su obra.

He aquí yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta entraré a el Apocalipsis 3:20

Puede que no puedas superar alguna adicción o tengas un mal hábito que te está perjudicando, o posiblemente aún no ves los frutos de tu esfuerzo. ¿Será que todavía existe alguna habitación en tu corazón a la cual Dios no tiene acceso? ¿Le has entregado todas las áreas de tu vida para que Él pueda traer orden?

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno. Salmos 139:23-24

Comienza este año buscando el orden de Dios en tu vida, permite que Él sane esa vieja herida, busca ayuda con esa constante debilidad, déjalo que pueda transformarte completamente. De tal manera será un año nuevo, con un corazón renovado.

Despójate de prejuicios, de cualquier vergüenza y dale las llaves a Dios.

alabanza cristiana   reflexiones cristianas